Las claves de una buena comunicación

El diálogo y el entendimiento son claves de una buena comunicación y fundamentales para manejarnos a nivel social y profesional.

Está en nuestra mano cambiar el rumbo de una conversación si ponemos conciencia en ella. Si nos mostramos más atentos y comprensivos, nuestro interlocutor tenderá a hacer lo mismo.



  1. Piensa en el momento más adecuado para iniciar la conversación, cuando los dos estén dispuestos.
  2. Suaviza el planteamiento, mejorando el tono y la forma en que te expresas. Comenzar de manera demasiado directa o agresiva puede impedir la comunicación.
  3. Quéjate, pero sin culpar al otro, apelando a tus sentimientos. Empieza las frases con un «yo» (siento, me encuentro, deseo…) en lugar de un «tú» (haces, siempre,olvidas…)
  4. Exprésate con claridad, procurando no guardarte las cosas que dan dolor.
  5. Describe lo que pasa sin evaluar ni juzgar. Es difícil, pero a menudo los juicios sólo son parcialmente ciertos. Si la otra persona se expresa será más fácil comprender la situación.
  6. Muestra un sincero interés por el otro. Haz preguntas, mirales a los ojos, asiente con la cabeza….
  7. Intenta ponerte en su lugar, entender lo que siente y lo que necesita.
  8. Haz notar tu comprensión, que sea auténtica… (te entiendo…)
  9. Parafrasea. Expresa lo que has entendido a tu estilo, para comprobar que no hay confusiones
  10. Ofrece apoyo, con afecto y atención, pero no des consejos si no te los piden.
  11. Piensa en qué te está pidiendo realmente la otra persona, y asegúrate qué es lo que quiere de ti.

Sabiduria interior

Dentro de cada uno de nosotros hay un centro de sabiduría mucho más grande y profundo de lo que creemos. Cuando estamos dispuestos a abrir nuestra conciencia a nuevas ideas y maneras de pensar, entonces nuestra vida mejora.

Mi único objetivo es crecer en comprensión, entender más la vida y cómo funciona. ¿Qué necesito saber, creer, decir y hacer para que mi vida fluya tan suavemente como sea posible?
Cada persona tiene la capacidad de conectar con su fuente y ahí es donde reside la paz que todos buscamos: el conocimiento interior que nos da fuerza en los llamados «días negros».
Cuando podemos ver el cuadro más amplio de la vida, también vemos cuán insignificantes son muchos de nuestros pequeños problemas. Entonces verdaderamente comprendemos el dicho:
«No te preocupes por los asuntos sin importancia, y recuerda que todo son asuntos sin importancia»,
Cada vez que decimos»no sé», nos cerramos la puerta de nuestra propia fuente de sabiduría, que es infinita.
En nuestro interior están las respuestas a las preguntas que podríamos hacernos.
Conocemos el pasado, el presente y el futuro. Entre nosotros hay personas con dotes psíquicas, y si alguien puede hacer algo, todos podemos hacerlo. Tenemos el potencial para saber más, ver más, comprender más y percibir el cuadro amplio de la vida. Recuerda que en la vasta infinitud del universo todo es perfecto, sano y completo… y que así eres tú.

Extractado del libro «Pensamientos del Corazón: Un Tesoro de Sabiduria Interior»

Louise L. Hay